Foto Ismael Martínez

 

Self 20 Aniversario (1995-2015) 

caer-bien + Arcos de Nepal Convent de Sant Agustí (Barcelona), 23 de enero de 2015

Empieza el año 15 con un concierto hi-tech en las formas, pero anclado completamente en el Medievo más oscuro que nunca hayamos conocido en los fondos. Vivimos el presente, pero este momento nos regresa continuamente a las profundidades insondables del caos más visceral. 

 

El rojo de la sangre y el fuego lo inunda todo. Capuchas, cascos y voces del infierno lo inundan todo. Los ecos de las armas y el silencio de las procesiones lo inundan todo. La ceremonia del reverso más tenebroso lo inunda todo. Eso podría ser un resumen de lo vivido, pero lo importante está en el poso que te queda después de haber estado allí. El silencio de la piedra es testigo. Puedes regresar, pero nunca te habrás ido del todo. Estás muerto.

Caer-bien es la gran sorpresa del momento. 26 minutos de una intensidad enervante que nunca agobia. Fluyen con mano de hierro, pero no te matan. Llegan al filo, pero no les da miedo lo que ven. Ambient industrial resuelto con gran brillantez, pese a ser la primera vez. Visuales divertidos para una música telúrica, digna del Carpenter más retorcido que puedas aguantar. Algo único para un día especial, la del bautismo sintético en aguas del pasado. Buenos augurios si siguen el camino que conduce a la perfección.

Foto Ismael Martínez

Arcos de Nepal es la gran confirmación. Nunca debieron irse, pero su propuesta choca de frente con el nivel patrio, y eso se paga. Entre Laibach y Residents, rindiendo culto a Roma, nos sorprenden pese a todo con algo tan moderno como es lo clásico. Un grupo funciona sólo cuando hay algo, y ellos lo tienen. Música + teatro es la fórmula, y su inteligente combinación hace lo demás. Cuando engrasen de nuevo la maquinaria, todo funcionará automáticamente de manera perfecta sin ser rutinaria. El culto a la no personalidad hace que puedan vivir eternamente. Del 94 al 15 no ha pasado nada nuevo, visto lo visto.

En cuanto al resto, el templo donde tuvo lugar el aquelarre es magnífico. El público no defraudó porque sabía a dónde y por qué venía. Pero estamos donde estamos, y vivimos donde vivimos, y hay cosas que nunca triunfarán, pero los elegidos siempre serán más importantes que los llamados, porque saben quiénes son, y el viernes se constató de nuevo. Y no quiero extenderme más, que muchas veces las palabras sobran. Acción directa, lo demás son pamplinas.

Black Muslim